miércoles, 9 de diciembre de 2009

You are an ocean wave (my love)

Chocando contra las rocas
descubro tus recuerdos
tejidos en mi conciencia
como los retales de algas
que la resaca
arrastra hasta la playa.

Como el esclavo
que hacía avanzar la trirreme
a golpe de remo
y tambor,
mi corazón rememora los tiempos
diluídos en la rosca
de una botella de whisky
que guarda el último mensaje
que arrojé a la marea.

Porque tú eras la ola;
una ola del océano
que mece el placton
microscópico de la inconsciencia
del tiempo que se escapa
entre los granos de arena
que se deslizan por mis manos.

Desde el puerto
el mar me llama
con sus canciones olvidadas
de sirenas afónicas;
un faro me cegó
mientras recogía las tablas
de mi barco naufragado.

Me perdí
durante la eternidad
en las tempestades
pero ahora necesito respirar.

Tú eres la ola del océano
que llega hasta mi,
caprichosa,
una vez en la vida.
Nunca pude haberte atrapado
ni con las redes
de los telares de Penélope.

Tú eres la ola del océano
que una vez tras otra
se estrella en el puerto,
el último bastión
en el que te esperé.

3 comentarios:

Irene Velasco Sánchez dijo...

Acabo de leer y oír la canción que has puesto en el tuenti, te parecerá curioso pero yo hay un par de canciones que aún no he podido borrar del ipod, y eso que en cuanto suenan las paso antes de dejar que se escuche el primer acorde pero aún así me resisto a borrarlas porque si lo hago algunos recuerdos malos o buenos también se borrarían... ya sabes la memoria es lo que tiene
muchos besos animosos ^^

Nerea Ferrez dijo...

Un poema gris y dorado, como las tardes de lluvia junto al mar, como esta ciudad en otoño. Un poema gris y dorado que me cala en los huesos.
Gracias por compartir tu melancolía y tu nostalgia.

E.A.V. dijo...

Gracias por hacer que me sienta un poco más lejos de la habitación acolchada...